Mad Max: Furia en la carretera – El camino de la redención

La libertad. La huida hacia delante. La frenética escapada que jamás terminará. Esto es “Mad Max: Furia en la carretera” (Mad Max: Fury Road, 2015) o lo que es lo mismo, George Miller volviendo a casa.

Al veterano director australiano muchos lo daban por jubilado, otros le aconsejaban que se dedicara a lo que sabía hacer (en los últimos años), películas destinadas a los más pequeños de la casa como “Happy Feet, rompiendo el hielo” (2006) y su secuela, “Happy Feet 2” (2011), mientras que un último y reducido grupo se lamentaba de que su adaptación de La Liga de la Justicia (Los Vengadores de la editorial DC Comics) se truncara cuando esta ya estaba en fase de pre-producción con todo el casting principal ya seleccionado.

Pero los australianos tienen fama de ser más bien tirando a tercos y así 30 años después de “Mad Max más allá de la cúpula del trueno” (Mad Max Beyond Thunderdome, 1985) la nueva visión post-apocalíptica de George Miller sobre las pericias de Max Rockatansky por fin veían la luz en un escenario que muy pocos imaginaban: la sexagésimo octava edición del Festival de Cine de Cannes. El gran escaparate de cine mundial daba su particular pistoletazo de salida con la cuarta entrega de una saga que es santo y seña del género.

A partir de ahí todo alabanzas ante una película que ya se encargaron de remarcar tanto sus actores protagonistas como el director en cada una de las entrevistas y ruedas de prensa que tenían: “esto no es una secuela al uso”. “Mad Max: Furia en la carretera” recoge lo mejor de las tres anteriores películas de la saga, atrapando eso sí la esencia de “Mad Max 2: El guerrero de la carretera” (Mad Max 2, 1981), y se eleva desde el primer visionado hasta la categoría de obra imprescindible de la ciencia ficción gracias al sensacional manejo de las herramientas actuales que ofrece el cine.

Mediante el uso de lo mejor de la tecnología digital combinado con un arsenal de coches a cada cual más espectacular “Mad Max: Furia en la carretera” consigue que sientas cada cambio de marchas, cada choque entre carrocerías y que salgas del cine oliendo a gasolina y sintiendo la grasa en la punta de tus dedos. George Miller logra que las máquinas traspasen la pantalla y que en su motorizada travesía por el desierto el espectador también viaje a bordo del camión de guerra que sólo conoce un camino hacia la libertad: previo paso por el peaje de la redención.

Y es que no solo de máquinas vive “Mad Max: Furia en la carretera”, ya que el corazón, la vida (y la sangre) son su pareja de protagonistas, Max, un soberbio Tom Hardy que está a la altura desde el primer minuto hasta el último del legado de Mel Gibson, y Furiosa, una Charlize Theron que demuestra una vez más que es uno de los mayores talentos de su generación. Rechazaron todo tipo de papeles, muchos de ellos oscarizables, por esperar durante años a que Miller tuviera luz verde para poner en marcha el proyecto. ¡Jugada redonda!

Abrochaos los cinturones y sed testigos del empeño inquebrantable de George Miller por arreglar aquello que él creía roto. Ha sido un día duro Mr. Miller, pero ha valido la pena empezar de nuevo, como en los viejos tiempos.

Mad-Max-Fury-Road-Retro-Poster1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s